La integración sí es posible