Forma de enseñar el lenguaje

Forma de enseñar el lenguaje

El lenguaje se analiza como conducta verbal. El análisis de la conducta verbal está basado en la metodología del análisis de la conducta. Mediante el análisis de la conducta verbal se hace un análisis funcional del lenguaje. La conducta verbal es más que emitir respuestas vocales como una topografía o forma de respuesta: Lo verdaderamente importante es la función verbal. Nos centramos en enseñar operantes verbales que permita que los alumnos desarrollen habilidades más complejas y que logren alcanzar mayor independencia. A partir del libro Verbal Behavior, escrito por B. F. Skinner y publicado en 1957, se adoptaron una serie de términos técnicos para denominar las operantes verbales tales como conducta ecoica (echoic), mando (mand), tacto (tact), intraverbal (intraverbal), autoclítico (autoclitic) y conducta textual como las principales funciones verbales.

En los últimos 25 años se ha producido una ingente proliferación de investigaciones encaminadas a desarrollar procedimientos que permitan que los alumnos con retrasos generalizados del desarrollo y con problemas graves de lenguaje desarrollen habilidades funcionales de lenguaje. Con la tecnología del análisis de la conducta y con el cada vez mayor conocimiento de los analistas de conducta, muchos niños que presentan graves dificultades en la comunicación y otros que socialmente son diagnosticados de forma tipificada, según los sistemas de clasificación al uso por una parte de la comunidad científica (e.g., Trastorno del Espectro Autista, síndrome de Asperger, síndrome de Down, dislexia, disgrafía, discalculia, trastornos del aprendizaje, otras alteraciones cromosómicas específicas, etc.), están desarrollando habilidades verbales. Muchos de estos niños aprenden a hablar y a usar un lenguaje con múltiples funciones con utilidad concreta. Otros niños no desarrollan de manera tan amplia el habla aunque se benefician de los currículos de enseñanza basados en el análisis de la conducta verbal para aprender múltiples funciones verbales con respuestas sustitutas del habla.

En la última década las investigaciones sobre conducta verbal van encaminadas principalmente a detectar cuáles son los hitos del desarrollo de la conducta verbal (behavioral cusps del desarrollo verbal) y las capacidades verbales junto a la promoción del lenguaje emergente a través de procesos de inducción, es decir, que los niños utilicen lenguaje que no les ha sido enseñado directamente, pero que ha dependido de cómo y de qué habilidades verbales han aprendido explícitamente antes. Estas habilidades les permiten interactuar de forma flexible y variada (adaptándose a la circunstancias del momento y del contexto) en un mundo continuamente cambiante procurando así ser lo más independientes posible en función de las habilidades aprendidas al margen de los diagnósticos al uso.