Testimonios

Testimonios

Te hacemos partícipe de algunos testimonios que han querido compartir con nosotros diferentes personas que han visitado Almudarïs y con quienes hemos tenido oportunidad de aprender y compartir muchos intereses comunes. ¡Nos gustaría conocer tu opinión, sugerencia y comentario en general para seguir aprendiendo y avanzando así como tu testimonio con la experiencia vivida en Almudarïs!

¡Te invitamos a participar!

  • foto-alicia

    “… Y QUE SE PUEDA EXPRESAR.”

    Hace años, y parece que fue ayer, cuando en Almudarïs me dijeron esa frase en respuesta a mi necesidad de que mi hija me entendiese.

    Andaba yo preocupada, porque, con casi cuatro años, para saber si mi niña quería agua, sólo podía ofrecerle la botella, y que así, al verla, la cogiese o no. Por aquel entonces, casi no me atrevía a soñar con que algún día me respondería “sí” o “no”.

    Desde muy pequeña, lo que ella vivía como un lugar donde jugaba y se entretenía, para nosotros era la esperanza y la tranquilidad de que su aprendizaje estaba en manos de excelentes profesionales. Y así, poco a poco, nuestra hija nos entiende y se expresa cada vez mejor. Está demostrando todo lo que sabe, quiere y es capaz de conseguir. Por ello…

    GRACIAS de todo corazón.

    Alicia Ortiz
  • Héctor Martínez

    Dr. Héctor Martínez

    Desde su fundación en el año 2003 el Centro Almudarïs se convirtió en un referente para muchas familias que han requerido que sus hijos reciban la atención de profesionales del comportamiento. Cuando menciono familias lo digo bien. Almudarïs ha desarrollado la tecnología al alcance derivada de los principios del análisis de la conducta para conseguir que niños y jóvenes aprendan habilidades verbales y sociales gracias al gran interés, apoyo y confianza principalmente de sus padres y familiares. No es gratuito que el Centro Almudarïs haya logrado trascender las fronteras de Córdoba, Andalucía y España. Este esfuerzo organizado, que no sólo ha tenido impacto en el mundo académico gracias a su indudable vocación por la investigación seria y profesional, ha crecido para cubrir una importante demanda social. La enseñanza eficaz es una cuestión de metodología, tecnología y tener las ideas claras sobre lo que hay que hacer. Desde el diseño de las nuevas instalaciones ya se ponían en marcha estas ideas.

    Personalmente aunque conocía muy bien lo que se hacía, gracias a la presencia constante en eventos académicos internacionales de sus directores José Julio Carnerero y Ana Pastor, fue hasta noviembre de 2012 que tuve la oportunidad de constatar de primera mano la calidad del Centro Almudarïs. La infraestructura es magnífica, pero ha sido especialmente agradable ver a ese pequeño ejercito de jóvenes en acción comprometidos profesionalmente con sus tareas de servicio y de investigación. Su contribución mediante la aplicación de los principios del Análisis de la Conducta es una demostración fehaciente de que es posible atender a personas con trastornos generalizados en el desarrollo de forma organizada y con resultados exitosos. Espero que este esfuerzo colectivo perdure mucho tiempo, siempre actualizándose, mejorando e incorporando más personal capacitado para cumplir esta importante labor profesional y académica. No tengo dudas de que lo conseguirán.

    Dr. Héctor Martínez

    Dr. Héctor Martínez. Instituto de Neurociencias. Universidad de Guadalajara, México.
  • Anabel Gispert Prieto

    Anabel Gispert

    He tenido la suerte de realizar prácticas en el Centro Almudarïs, como parte del Título de Especialista Universitario en Metodología ABA que imparte la Universidad de Oviedo. Y digo la suerte porque he aprendido de excelentes profesionales que ponen todos sus conocimientos y empeños para que niños con dificultades en el aprendizaje logren avances significativos mediante la adecuada aplicación del análisis de la conducta y de la enseñanza funcional del lenguaje. Fue muy enriquecedor constatar las ventajas de esta enseñanza sistemática e individualizada que requiere de constante supervisión para conseguir el éxito de los programas.

    Gracias a las profesoras y a la dirección del Centro por aportarme sus valiosos conocimientos. Gracias por la acogida que desde el primer día me hizo sentir tan a gusto. Gracias infinitas por enseñarme que la perseverancia y la experiencia son imprescindibles para conseguir que la mirada de un niño sea el principio de una comunicación. Esas miradas me acompañarán siempre como testimonio del éxito de un trabajo realizado con vocación, profesionalidad y mucho amor.

    Anabel Gispert Prieto. Psicóloga. Especialista Universitaria en Metodología ABA.
  • Jesús Gómez Bujedo

    Dr. Jesús Gómez Bujedo

    Como profesor de Psicología en la Universidad de Huelva he tenido la oportunidad de visitar el centro Almudarïs con grupos de estudiantes y he visto el efecto que produce en ellos esta experiencia. Una de las dificultades de enseñar Psicología es que el comportamiento humano es complejo y a veces contraintuitivo, y a muchos estudiantes les resulta difícil obtener una imagen integrada y coherente de cómo explicarlo y cómo intervenir de forma rigurosa. Visitar Almudarïs, y más aún hacer prácticas allí, proporciona un ejemplo de algo que es difícil de transmitir en una o mil clases teóricas: se puede hacer una intervención psicológica basada en la evidencia, con solidez teórica y metodológica; y a la vez, útil, socialmente relevante y que mejora la calidad de vida de muchos niños y sus familias. Ojalá todos los futuros profesionales de la Psicología pudiesen pasar por una experiencia así. Hacen falta más Almudarïs.

    Dr. Jesús Gómez Bujedo

    Jesús Gómez Bujedo. Profesor en la Universidad de Huelva (España)
  • Juan Carlos Trapero… cuando uno entra al centro Almudarïs tiene que dejar atrás las etiquetas. Quizá incluso dejar atrás la acreditación de “Visitante” que el centro coloca a la persona invitada a conocer las instalaciones. Porque uno no es Visitante, sino más bien alumno. Siempre alumno.

    … cuando uno entra al centro Almudarïs tiene que dejar atrás las etiquetas. No en vano, es uno  los lemas de Almudarïs, “enseñamos a niños y niñas, y no a niños y niñas con diagnósticos”. No creen en los diagnósticos, no creen en las etiquetas. ¿No es eso suficiente garantía de equidad en el trato, afán de enseñanza igualitaria y confianza en la certeza de que cada niño o niña tiene la posibilidad de aprender, independientemente de la “etiqueta” con la que haya sido catalogado?

    Creo firmemente que cada persona tiene la posibilidad de aprender. Para ello se han de dar dos circunstancias: interés en aprender y el hecho de que lo que se enseña sea mostrado de forma que catalice ese interés. Nada más. En Almudarïs se preocupan de descubrir ese interés y se implican en la forma más eficaz de enseñarlo.

    … cuando uno entra al centro Almudarïs tiene que dejar atrás las etiquetas. Aquí no definen, luego no tienen utilidad.

    Juan Carlos Trapero Sánchez. Informático.